Una mujer sin pendientes

Instalación seleccionada en la muestra micro 2016
Fotografía sobre tela bordada a mano y expuesta sobre bastidor de bordado

Recuerdo a mi abuela.
Recuerdo su olor, su voz, su sus arrugas…
La recuerdo bordando.

Recuerdo alguna de sus dulces frases
y también otras que no llegaba a comprender entonces.

Recuerdo, cuando me negaba a llevar pendientes, ella siempre decía:
“Una mujer sin pendientes, es como un aparador sin fuentes”

Mi querida abuela,
te equivocabas,
no somos aparadores sin fuentes.