La luna en mí

28 estampas digitales de 20×20 cm. El conjunto total de la obra mide aprox. 3 metros de diámetro.

La obra plantea una analogía visual entre ciclos naturales: el lunar y el femenino.

“La luna en mí” se compone de 28 estampas digitales de 20×20 cm, cinco de ellas coloreadas con acuarela en tono rojo. La imagen de una compresa resulta un objeto icónico ligada al ciclo menstrual.

Todos los días somos mujer y algunos, menstruamos. Un fluir paralelo al lunar. Las 28 estampas se presentan en cajas marcos-caja blancos y dispuestas circularmente sobre la pared. Cinco de ellas, consecutivas, aparecerán sutilmente coloreadas de rojo.

Se trata de que el conjunto simule una gran luna, de conexionar como decíamos, dos elementos naturales, cíclicos, cambiantes. Ciclos y estados alejados de todo tabú, de algo “sucio”, de un estado biológico lineal.

La espectadora podría identificar, como un juego, el estado en que se encuentra dentro de su propio ciclo entablando con la obra, un diálogo natural e íntimo.

El título de este trabajo realiza un giro autobiográfico al del documental de Diana Fabiànovà, “La luna en ti”.

La instalación fue seleccionada en el Certamen “Miradas de Mujer” en Mondáriz, Pontevedra.